El “alioli” o “all i oli” o “aillouse” “ajolio” “ajoaceite” o “ajiaceite” una salsa que según la región tendrá distintos nombres, variando incluso algunos de sus componentes, pero la base será la misma para todos:  ajo, aceite y sal.

Su origen se remonta a los tiempos de los romanos, quienes a su vez lo habrían obtenido de los egipcios y actualmente se ha convertido en una salsa típica de la gastronomía mediterránea, ideal para todo tipo de acompañamientos.

Lo he hecho una sola vez de la manera tradicional que consiste en colocar 3 o 4 dientes de ajo en un mortero especial para tal fin, se le agrega sal gruesa se machacan bien y se le va agregando muy despacito aceite de oliva, hasta obtener una crema.

Dicho así parece muy fácil y de hecho no es complicado pero hay que armarse de paciencia y tener tiempo suficiente para utilizarlo porque es muy laborioso ir ligando la salsa a base de machacar con el palo sobre el mortero.

Actualmente lo más fácil para obtener un resultado similar y el más parecido al original (no es comprarlo)  es hacerlo con batidora y lo haremos de la siguiente manera, es como una mayonesa casera con sus más y sus menos.

Lo que lleva: (para obtener una taza grande de salsa)

– 1 huevo

– Aceite de oliva ( 3/4 taza)

– 2 dientes de ajo no muy grandes

– sal

Colocamos en el vaso de la batidora manual todos los ingredientes, apoyamos en el fondo el brazo de la batidora y no la levantamos hasta que veamos que  la salsa cubre casi la mitad del aceite que hemos puesto y vamos levantando muy suavemente  hasta completar el resto del aceite. Y ya está, en dos o tres minutos la tenemos hecha.

De la suavidad con que levantemos el brazo de la batidora dependerá que se nos corte o no.