Hoy es viernes, fin de semana largo y perfecto para hacer unas Gambas al Ajillo,!! Es  un plato muy sencillo de preparar y te llevará muy poco tiempo en su elaboración.  Eso sí, es importante que las gambas sean de buena calidad,  si son frescas mejor, pero si las compras congeladas igual te quedarán riquísimas.

¡Atención ! En el caso que emplees gambas congeladas es importante que las descongeles muy bien a temperatura ambiente, (no las pongas en agua caliente ) una vez descongeladas, las escurres bien y le quitas el exceso de agua con un papel absorbente, tienen que estar bien secas antes de echarlas a la cazuela.

Ingredientes: (para dos o tres personas)

Gambas 400 gs

Ajos 4

Guindillas 2 o 3

Aceite, para cubrir el fondo

Perejil, un puñadito

Elaboración:

Se coloca el aceite un la cazuela de barro, o en su defecto una sartén, de forma que el fondo quede cubierto y un poquito más. En este momento se le añaden las guindillas, mientras tanto se van cortando los ajos ( que habremos pelado) en láminas. Cuando el aceite esté caliente, no demasiado, se le añaden los ajos y cuando éstos estén dorados, se agregan las gambas. Se dejan freir y cuando se haya evaporado el agua que sueltan, se le echa el perejil  bien picado y se retira del fuego.

Al hacerlo en cazuela de barro el efecto es más espectacular, pues se sirve en la misma cazuela que sale a la mesa “chisporroteando”. El sabor aunque parezca mentira también es diferente si se hace en cazuela de barro o se hace en sarten.

Gambas al ajillo