Se denomina dieta mediterránea al modo de alimentarse de los países que están sobre el mediterráneo, España, Italia, Francia, Malta, Grecia y Portugal. Las características principales de esta alimentación son un alto consumo de productos vegetales (frutas, verduras, legumbres, frutos secos), pan y otros cereales (siendo el trigo el alimento base), el aceite de oliva como grasa principal, el vinagre y el consumo regular de vino en cantidades moderadas. https://es.wikipedia.org/wiki/Dieta_mediterránea

Inscrito en 2013 (8.COM) en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad
Chipre, Croacia, España, Grecia, Italia, Marruecos y Portugal
https://ich.unesco.org/es/RL/la-dieta-mediterranea-00884

Siempre hemos escuchado el consejo de consumir “aceite , pan y vino “, porque forma parte de la dieta mediterránea y era buena para la salud, para un envejecimiento óptimo y para una mayor longevidad.

Pero es mucho más que eso, representa un estilo de vida, arraigado en una tradición basada en el respeto del territorio, en el ingenio en la utilización y gestión de los recursos naturales, en los métodos de producción de alimentos, en el conocimiento y en la forma de consumir los productos, y en el respeto de los ciclos estacionales de los productos de temporada.

Lamentablemente estamos asistiendo a un progresivo abandono de éstos alimentos por la influencia de nuevos hábitos y costumbres alimentarias poco saludables.

Consejos:

  1. Utilizar el aceite de oliva como principal grasa de adición, tanto para aderezar como para
    cocinar porque tiene una alta resistencia a las temperaturas de cocción.
  2. Utilizar alimentos de temporada, frescos y mínimamente procesados contienen más nutrientes y sustancias protectoras.
  3. Utilizar productos lácteos bajos en grasas y con moderación.
  4. Reducir el consumo de sal y aderezar con especies, hierbas, cebollas, ajos que aportan variedad de aromas y sabores.
  5. Consumir proteínas tanto vegetales como animales, pescado, carne, legumbres.
  6. Consumir diariamente frutas y verduras.

Pero lamentablemente la dieta mediterránea se está abandonando y ya tiene consecuencias sobre la salud, hay menos consumo de productos mediterráneos que lleva a una disminución de la producción.